CENATERAPIA

Hace ya algún tiempo que descubrí que, de vez en cuando, toda mujer necesita de algún tipo de terapia, más que nada fruto del stress de la oficina-casa-niños-marido y de alguna que otro suegra. Y cada cual se la aplica según sus necesidades y/o sus posibilidades en el momento preciso. Primero tiramos del remedio casero y si eso no acaba de funcionar ya necesitamos un especialista en el tema.

 

Los remedios caseros mas conocidos son los siguientes:

 

En época de crisis la terapia más socorrida es la del chocolate,  racionado trocito a trocito o a tableta entera si se necesita una terapia de choque.

 

También solemos utilizar la del machaque en el gimnasio entrelazando la clase de bikecontrol con la del power no se qué y si todavía no es suficiente nos queda la clase de Paddel para acabar de desahogarnos a golpe de raqueta.

 

Otra de las más utilizadas, pero no por eso la más aconsejable, es la que nos hace salir de compras y nos impulsa a comprarnos algún que otro trapillo que irremediablemente se quedará en el fondo del armario y nunca más se supo.

 

Luego tenemos la terapia  peliculera. Si, esa en la que nos afincamos en el sofá con la mantita y los kleenex al lado y nos tragamos por enésima vez aquella peliculita rosa que nos hace que lloremos siempre en el  mismo fotograma y así camuflar la verdadera razón de nuestro desconsuelo sin peligro de ser descubiertas.

 

Y si todas estas terapias caseras no funcionan, nos queda la definitiva: la terapia de grupo. Whattsapp grupal en mano y se convoca una CENATERAPIA en menos de lo que canta un gallo. A lo que las otras componentes del grupo terapéutico responden sin perder tiempo. La cuestión es poner sobre la mesa todo el abanico de experiencias contrastadas y llegar al café y a la tarta de chocolate como nueva. Queda por decir  que la sesión se complementa por una buena dosis de risas, verborrea descontrolada y alguna que otra sobredosis etílica. Nada que no se solucione al día siguiente con un par de aspirinas.

 

Esta terapia tiene sus tempos, por lo que si con una sesión no es suficiente se aconseja repetir la convocatoria. Seria aconsejable una vez por semana, pero con una vez al mes tambien vale. Lo importante es no saltársela.

 

Hay algunos ejercicios complementarios que ayudan y que seria aconsejable que de vez en cuando las integrantes del grupo practicaran juntas: Noche de cine, tarde de merienda mientras se devoran  los capítulos  de SEXO EN NEW YORK de cualquiera de las 6 temporadas,  reunión de tuppersex, escapada de finde al SPA, etc.

 

A este tipo de terapias no se les conocen efectos secundarios, puesto que los beneficios están plenamente contrastados por años de experiencia acumulada.

 

Pues nada os dejo que vayas practicando. Yo tengo terapia de grupo mañana por lo que ya he pedido hora en la peluquería y ya he buscado canguro.

 

Ya me contareis como os ha ido.

 

HASTA PRONTO

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *