TELEVENTA TELEPESADOS

 

COMO CADA DIA he recibido una llamada telefónica con número oculto, claro, de una de esas empresas que se dedican a vender infinidad de productos o servicios inverosímiles argumentando, con una letanía propia de un sermón, que como el suyo no hay ninguno en el mercado. ¡QUE PESADOS! I no se callan.

Ya puedes intentar pararles el rollo que hasta que no acaben toda la cancioncita ni te escuchan. Y mientras, tu te vas poniendo nerviosa, parece que la silla te queme pues no paras de hacer movimientos raros, el bolígrafo se vuelve loco garabateando dibujos ya irreconocibles y cuando consigues que se callen no puedes ni perder un segundo en tomar aire, en respirar porque sino ellos aprovechan para volver a maltratarte con más ofertas… ¡UF! Y intentas no tener malos pensamientos sobre su madre y el resto de parientes, pero es un poco difícil… por fin a terminado…y cuando ibas a dar rienda suelta a tu nerviosismo, respiras y como te queda todavía un poco de dignidad y sobre todo educación te compadeces de aquella pobre persona pues de echo no tiene ninguna culpa. Es su trabajo como el mío es hacer nóminas. Puede que ella tenga una carrera de medicina o a lo mejor es ingeniera nuclear o una madre con hijos que hasta que encontró este trabajo estaba en el paro y sin ayudas. Y acabas diciéndole que lo sientes mucho pero no te interesa este producto que te quiere vender o que ya tienes uno parecido o que este servicio no lo utilizas. – Gracias señora y que pase un buen día, dice ella. – Gracias, igualmente, le contestas. Y cuelgas y sigues con tu faena y ella a cantarle la misma cancioncilla a otra persona que a lo mejor no tiene tanta paciencia y ella aguantará esta poca paciencia estoicamente.

Publicado el 24-11-2010 en comcadadia.blogspot.com de Anna Taulats

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *