Transperencias ¿si o si?

 

Hay propuestas de tendencias que me encantan y me gustaría poder ponerlas en práctica pero, decirlo como queráis: sentido común, sentido del ridículo o que me he hecho mayor, que eso sí que es una gran verdad, NO me atrevo ni a pensar en ponérmelo.
 Estoy hablando de las transparencias, por ejemplo…


Ya sé que muchas que me seguís estaréis en la misma tesitura  que yo, pues según donde esté y a la altura que esté esta transparencia, puf, que difícil se nos hace!
La solución no pasa por renunciar, sino en adecuarla a cada una de nosotras. Quiero decir que si tienes un buen escote, es ahí donde te la puedes poner. Si tienes una piernas bonitas, una espalda sensual… Pues, dejémonos de tonterías, me gusta pensar que las transparencias en el lugar adecuado pueden ser muy sensuales!
Empecemos con las propuestas:
Zona del escote.
Junto con la zona de las piernas, pienso que es la mejor, como se puede comprobar. Enseñas, pero no de forma provocadora sino  insinuante. Es la forma de enseñar más seductora, sin que se vea nada realmente.



Zona del abdomen:
Aix! Personalmente pienso que es la zona más complicada, más que nada porque es la zona de los “michelines” inadecuados. Aunque si los mantienes a ralla (que no es mi casa) podéis tiraros a la piscina y podéis enseñar el ombligo. Yo, por si acaso, debajo de mis blusas transparentes me podré una camiseta de tirantes finos.
Otra opción que podeis utilizar debajo de las transparencias es poneros un BUSTIER de fantasía si queréis, pues tanto os sirven de sostén como de faja.


Zona de las piernas:
En esta zona, yo procuraría que la transparencia estubiera justo en la zona más bonita de vuestras piernas.
Y he dejado para el final, la zona de la espalda:
Una transparencias en esta zona es muy sensual, pero es preciso tener en cuenta dos cosas: decidir si has de ponerte sostén o no (decisión enteramente personal por aquello de las consecuencias de la gravedad) y la otro cuestión tiene que ver con los “michelines” que se prolongan hacia esta zona y la verdad, muy favorecedores no son.
Si habeis optado por poneros sostén, os recomiendo que éstos sean muy bonitos, de encaje por ejemplo, y que sean de la medida adecuada, para que no os aprieten mucho en la zona de la espalda.

Una vez exploradas las opciones, solo falta ponerlo en práctica y lo podríais hacer cuando tengais que escoger un conjunto para una boda, por ejemplo.




HASTA PRONTO

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *