Una chispa de emoción.

Hay pequeños instantes en la vida, que aún siendo del pasado al  rememorarlos todavía te hacen sentir mariposas en la barriga.

Son aquellos que evocas cuando te piden que pienses en cosas bonitas de tu pasado. Y tu memoria te lleva a tiempos añorados.

El olor del pastel de chocolate de la abuela. Aquella primera mirada furtiva con el chico que te gustava. Aquella tarde de verano cuando te encandilaba ver el sol pintar destellos de plata sobre el mar. O cuando cada 23 de abril esperas la rosa de la persona querida aunque ya han pasado 31 años de la primera que te regaló.

 

Records
instantanias

 

No siempre puedes tener una imagen en papel de cada instante, pero cuando consigues una, a la memoria se le abre todo un mundo cuando la miras… Recuerdas. Recuerdas el olor a tiaré en el aire, el murmullo de un mar turquesa que te hacía cosquillas en los pies, cada granito de arena blanca rozando la piel brillante por el aceite de Monoï. Es el punto final del sueño conseguido. Conseguido y sin haberte defraudado. Que es más de lo que te habrías podido imaginar nunca. Era tu sueño y no lo encontraste ni más  grande y demasiado pequeño, como pasa con muchos otros sueños que cuando los tienes delante te sorprende su visión porque lo habías idealizado demasiado.

El meu somni fou tan gran com me l’imaginava, tant blau com me l’imaginava, tan relaxant com me l’imaginava i tan intents com me l’imaginava. Me’l vaig endur a casa posat a sobre la pell bruna, a la bossa plena de petxines, a la cintura amb el pareo posat i amb un bocí d’arena dins d’un pot de vidre.

Mi sueño fue tan grande como me lo había imaginado, tan azul como lo había imaginado, tan relajante como me lo había imaginado y tan intenso como me lo había imaginado. Y me lo llevé a casa puesto sobre la piel morena, en una bolsa llena de conchas, a la cintura con el pareo puesto y en un poquito de arena dentro de un frasco de cristal.

 

tiare_Fotor_Collage
Mi sueño fue tan grande como me lo imaginaba, tan azul como me imaginaba, tan relajan como me imaginaba y tan intenso como me imaginaba. 

 

Y cada vez que abro el portátil me invade una chispa de emoción… De aquella emoción.

 

IMG_3137.JPG
La vida es sueño
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *